Mudanza con niños

¡Programar una mudanza con niños nunca fue tan sencillo! Con estos sencillos consejos tus hijos disfrutarán del proceso.

Nuevo destino a la vista, nervios, positividad y mucha ilusión. ¡Vamos a disfrutarlo en familia!

Mudanza fácil con niños

Cambiamos de hogar, nuevo barrio, nueva cuidad o incluso nuevo país. Adaptarse a un nuevo lugar supone siempre cierto grado de temor para niños y adultos. Somos conscientes de que una mudanza supone un cambio importante en la vida de una familia y queremos ayudarte a realizar el proceso de la forma más sencilla posible.

El objetivo principal de este post es comprender y ayudar a nuestros hijos. Así, podemos prevenir las consecuencias negativas que este proceso puede provocar en ellos. No obstante, es importante recordar que es normal que este tipo de cambios afecten al sueño, humor, apetito… de niños (y mayores).

Entonces,

¿Cómo puedo hacer la mudanza más sencilla para mis hijos?

En primer lugar, es preciso saber que a partir de los cuatro o cinco años, los niños son más conscientes del cambio que supone una mudanza en sus vidas. Aunque, los más pequeños también pueden verse afectados por el nerviosismo del entorno.

A continuación te mostramos una serie de recomendaciones que pueden ser de gran ayuda para que tu mudanza con niños sea todo un éxito.

1. Mantener la calma

Actitud positiva

En primer lugar, es fundamental que controlemos nuestros nervios. Realizar una mudanza resulta estresante, pero con calma y organización todo será mucho más sencillo. Es importante no discutir frente a los pequeños, pueden sentirse estresados y asustados. Además mantener una actitud positiva favorece a todos porque ¡Se contagia!

2. Preparar a los niños antes de la mudanza

Motivos

Es muy buena idea explicar de forma clara a nuestros hijos los motivos del traslado, así pueden comprender por qué se realiza este cambio y qué ventajas les puede aportar.

Tener en cuenta las diferencias

Si tienes varios hijos, es muy probable que cada uno viva el proceso de una manera distinta. Por este motivo, tener en cuenta las necesidades de cada uno puede ser de gran ayuda. Hará que cada uno de ellos se sienta implicado, parte del proceso.

3. Nuevo destino

Hablar sobre el nuevo destino

Es una muy buena idea reunirnos con nuestros hijos para hablar de este proceso. Destacar las cualidades positivas del lugar donde nos trasladamos y comprender qué ventajas nos aportará este cambio. ¿Cómo lo hacemos? Aquí te dejamos algunas ideas:

Si es posible, visitad el lugar antes del traslado. En caso contrario, podemos ayudarnos de buscadores web que nos llevan hasta la calle deseada.
Podemos buscar atractivos del nuevo barrio como por ejemplo, centros de ocio, visitas culturales, naturaleza de la zona y como no, ¡el nuevo colegio!
También podemos exponer casos de familiares o conocidos, mostrar películas o contar cuentos sobre mudanzas satisfactorias.
Implicar a los niños en la mudanza hace que se sientan partícipes. ¡Pídeles ayuda con la decoración e intenta que sean ellos quienes organicen sus objetos personales!

4. Una vez instalados

Rutinas

Ayudaremos a nuestros hijos a adaptarse de forma rápida gracias al establecimiento de sus rutinas habituales. En cuanto sea posible, establecer horarios de comida, cena, baño, hora de dormir…

¡Antes de darnos cuenta volveremos a formar un nuevo hogar!

5. En manos de profesionales

Te ayudaremos a realizar una mudanza con niños fácil y rápida

En Mudanzas Luna somos profesionales y contamos con una amplia experiencia realizando mudanzas familiares.

Pide presupuesto sin compromiso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies